Ticket BAI: qué es y cómo afectaría al trabajo del asesor

El Ticket BAI es un proyecto de naturaleza fiscal integrado en el programa BATUZ y desarrollado por las Haciendas Forales vascas. Se presenta como un instrumento que pretende facilitar la declaración de tributos por parte de los contribuyentes, además de reducir el riesgo de fraude fiscal de forma específica.

La entrada del ticket BAI tendría lugar a lo largo del año 2020 para las sociedades. Los autónomos tendrían que esperar hasta 2021 para aplicar el nuevo sistema. En el horizonte, la pretensión de ampliar el alcance del ticket BAI a cualquier negocio que desarrolle su actividad a nivel nacional, siembra confusión en torno a cómo encaja el nuevo mecanismo con el Suministro Inmediato de Información.

Tanto el Sistema Inmediato de Información como el ticket BAI, son sistemas tecnológicos que surgen de la necesidad de hacer más eficiente el flujo de información sobre la facturación de las empresas, empleando medios tecnológicos que reducen el margen a error y “garantizan” la equidad en la declaración fiscal de todos los contribuyentes, evitando el desarrollo de economía sumergida.

A pesar de plantear en principio objetivos similares, son iniciativas muy distintas en cuanto a objetivos específicos y a los procesos técnicos aplicados.

Como sabéis, el Suministro Inmediato de Información del IVA (SII), vigente desde julio de 2017, obliga a sociedades con un perfil determinado a realizar, vía telemática, la emisión de datos sobre su facturación, conformando, de este modo, los Libros de Registro del IVA. 

Respecto al ticket BAI, todas las empresas, gestorías y despachos profesionales que atiendan a clientes vascos, tendrán que aplicar el nuevo sistema al declarar la facturación de cualquier negocio. 

¿En qué se diferencian el ticket BAI del Sistema Inmediato de Información?

Tanto el ticket BAI como el SII son sistemas digitales de control tributario, compatibles y que terminarán siendo complementarios. Ambos pretenden facilitar la declaración de impuestos y evitar el fraude fiscal.

El SII tiene como finalidad confeccionar un borrador del modelo 303, que permita a las empresas contrastar la información de libros contables con la declaración trimestral de Hacienda, de la diferencia entre el IVA de las facturas emitidas de ingresos y gastos.

Además, el SII solo es obligatorio para empresas con más de 6 millones facturados, que pertenecen a grupos de IVA y/o inscritas en el Registro de Devolución mensual del IVA.

Por su lado, el ticket BAI, afecta prácticamente a cualquier actividad económica desarrollada por autónomos o sociedades. La iniciativa pretende establecer un sistema de tickets y facturas emitidas que controle específicamente la generación de ingresos en efectivo en pequeñas y medianas empresas, dando carpetazo a la facturación en b.

Requerimientos tecnológicos del ticket BAI

Para aplicar el sistema de control fiscal del Ticket BAI, los negocios tendrán que emplear obligatoriamente softwares de facturación adaptados a una serie de requerimientos técnicos. Por ejemplo, el programa en cuestión debe emitir facturas o tickets únicos por cada servicio o producto que se vende e incluir un código QR que incluya los datos de cada operación.

Otros requisitos a nivel técnico serían la necesidad de certificación de cada dispositivo empleado para emitir tickets o facturas, así como la del propio programa o software utilizado.

¿Cómo va a afectar la implantación del ticket BAI a las empresas?

El empleo del sistema del ticket BAI implicará el envío inmediato de la facturación emitida, algo que permitirá un control diario más sencillo de la contabilidad, especialmente en los sectores como la hostelería y el comercio.

Asimismo, la puesta en marcha del ticket BAI implica un gran avance en el proceso de digitalización de las gestiones de las empresas. Se reduce la inversión de tiempo, dinero y recursos en sus comunicaciones con las Haciendas Forales. El fin de todo este proyecto, sería ir reduciendo las obligaciones formales de los contribuyentes, gracias al sistema de borradores propuestos por la Administración, aumentando la transparencia y eficiencia del sistema tributario en nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *